Salud Mental en las Organizaciones Mexicanas

En pasados días en un noticiario de la tv entrevistaron a una senadora mexicana que presentó una iniciativa para tratar la salud mental bajo el argumento de que encuestas de 2019 hablaban de más de 35,000 con problemas de salud mental y solo el 1% con atención. De la iniciativa solo comentó que requiere mayor énfasis en la atención primaria o directa a las personas afectadas.


Claro que comentaron el impacto de la pandemia por Covid -19 y sus concecuencias como aceleradores de trastornos mentales. Sin embargo, a nivel mundial la salud mental siempre ha sido un tema rezagado tanto que para muchas naciones ni siquiera es parte de la agenda política. Ahora bien, la realidad para el contexto mexicano es muy dura también ya que no solo se rezaga al tercer nivel de atención salud con presupuesto de 2% del total destinado a la salud y en el modelo actual la atención depende de profesionales que son realmente escasos para dar atención primaria a las personas que sufren estos padecimientos.


Con motivo del aislamiento social principalmente este año los trastornos mentales, independientemente de las cifras que se han recabado (como que 1 de cada 10 personas padece algún trastorno mental), han abierto un debate sobre la atención que se requiere sobre todo dentro de los modelos de trabajo.


Sin entrar a los miles de detalles la realidad es que por un lado la brecha de acceso a la salud se ha incrementado en parte por la falta de un modelo de salud funcional en el país pero por otra parte la necesidad de contar con acciones dentro del contexto laboral es indispensable.


La empresas deben considerar que tienen que contar con una propuesta en sus procesos de gestión de personal, estilos de liderazgo, relacionamiento entre compañeros y comunicación que impactan directamente en la salud y bienestar integral de la gente que a su vez conlleva a un retorno (o no) en el rendimiento.


La crisis de Covid-19 que ha incrementado los trastornos mentales, principalmente estrés, ansiedad y depresión, no sólo no ha terminado si no que nos lleva como profesionales preparados para la gestión de talento y empresarios responsables a buscar alternativas de acción que conserven a nuestro personal sano para que sea productivo y el negocio siga porque sin salud mental no hay salud.



0 visualizaciones0 comentarios